martes, 19 de marzo de 2013

Fraude orquestado desde la Conade

Alejandro Cárdenas. Negocios familiares Alejandro Cárdenas. Negocios familiares

El saqueo de los recursos del erario y la impunidad de funcionarios corruptos son la constante en el ámbito deportivo nacional. Desde noviembre último Proceso documentó operaciones fraudulentas auspiciadas desde la Conade por el exvelocista Alejandro Cárdenas en beneficio de intermediarios y amigos. Ahora aflora un nuevo episodio de presunto fraude y malversación: la compra, por más de 2 millones de pesos y mediante empresas fantasma, de equipo para halterofilia destinado al Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento. Hasta el momento este equipo no ha sido entregado.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Por instrucciones de Alejandro Cárdenas, subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade durante la pasada administración, el presidente de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas (FMLP), Rosalío Alvarado, le pagó más de 2 millones de pesos a Jorge Tienda, amigo y compadre del exvelocista, para la adquisición de equipamiento deportivo que hasta ahora no ha entregado.

Ese equipo debería estar en las instalaciones del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (Cnar), donde sólo hay cinco plataformas con una estructura metálica, pero sin barras ni discos, por lo que no pueden utilizarse. El resto del equipamiento que se adquirió en julio de 2012 aún no ha sido entregado por Tienda.

Alvarado explica que el año pasado solicitó a la Subdirección de Calidad para el Deporte y a la Dirección de Alto Rendimiento recursos federales para la compra del equipamiento. Asegura que presentó tres cotizaciones y que Cárdenas le dijo que le comprara a Tienda porque ese proveedor fue el que ofreció mejor precio.

“Le dije a la Conade que se necesitaba equipo para el Cnar. Recurrí a las empresas que lo venden y presenté las cotizaciones. Yo no decidí a quién comprarle, la Conade lo decidió. Me dijeron que era el que daba el mejor precio del equipo turco Werk San que es el autorizado por la Federación Internacional”, alega el federativo.

–¿A qué empresa se lo compraron.

–Una de Monterrey

-¿Cómo se llama?

–La verdad yo sé que es de él (de Jorge Tienda) porque en octubre más o menos entregó parte del equipo en el Cnar. Llevó unas tarimas y unos racks que ya están instalados. Cuando llegó la otra parte del material (en enero pasado) le pedí que me lo mandara a San Luis Potosí para revisarlo. En lugar de enviarme equipo para entrenamiento me mandó para competencia. Le hablé y le dije que me envió equipo de competencia del cual yo sólo pedí tres. Parece que ya a mediados de este mes me entregará lo que solicité y le devolveré el que tengo. Le hablé y le dije: “ya entrégame lo que te pedí porque debo comprobar el dinero.

“Las condiciones del trato era pagarlo totalmente para que me lo enviara. Cuando le han comprado en otros estados así ha sido. Él pone sus condiciones. Ha vendido en otros lados y siempre ha cumplido; no tengo ninguna duda de que va a cumplir. Bueno, yo nunca le había comprado. Es la primera vez.”

–¿Por esa razón usted no ha comprobado los más de 10 millones de pesos que la Conade le dio el año pasado?

–Sí, porque debo demostrar que compré el equipo adecuado, para entrenamiento y para competencia. Si sólo muestro éste, la Conade me va a decir que no me dio el dinero para eso.

–Dice que usted nunca le había comprado a Jorge Tienda ¿Lo hizo porque Cárdenas se lo dijo?

–La Conade escogió al proveedor.

–¿Cárdenas le dijo que le comprara a Jorge Tienda?

–Yo mandé mi cotización y me dijeron: “a este le vas a comprar”. Me dieron el recurso y yo se lo di al vendedor. No sé cómo se llama la empresa, pero me he entendido con Jorge Tienda. La verdad ya me está causando un problema.

–¿Usted no sabía que Jorge Tienda es compadre de Alejandro Cárdenas?

–No, no lo sé. Yo ni lo conocía. Apenas lo conocí en el Sinade (que se realizó en octubre pasado en Monterrey). Ahí fue donde platicamos. Ahí fue donde me lo señaló Cárdenas. (Tienda) me dijo que había tenido problemas, no sé qué cosa pasó. Pero el equipo es bueno, está nuevecito, viene debidamente empacado. Cada equipo trae un sello de garantía de la Federación Internacional. Desde la fábrica le ponen un sello con el logo de la Federación Internacional para confirmar que cumple con los parámetros oficiales.

–¿Quiere decir que usted no cerró el trato con Jorge Tienda? No tiene un contrato firmado y ni siquiera lo conocía en persona cuando le depositó más de 2 millones de pesos.

–No. A mí sólo me dijeron a quién debía depositarle el dinero porque esta empresa es una de las distribuidoras oficiales del equipo Werk San autorizado por la Federación Internacional. Hay otras empresas que venden equipo pero sin certificación.

–¿Está usted consciente de que entregó recursos federales al compadre de un servidor público para una compra fantasma?

–Es que él (Cárdenas) me dijo que era la empresa que ofrecía el mejor precio y que era equipo certificado.

–¿Está seguro de que Jorge Tienda es el distribuidor oficial de la marca Werk San? Él ya le vendió a Conade suplementos alimenticios contrabandeados.

–Ahí sí no sé.

–¿No teme haber pagado por equipo importado de manera ilegal?

–Por lo que he visto el equipo cumple con la certificación, es el oficial.

–O sea que si un narcotraficante le vende el equipo oficial le paga con recursos federales. Se debe fijar en todo ¿no?

–Si esta empresa entró a una licitación es porque tiene todos sus papeles en regla.

–Las compras que se hacen con dinero de los fideicomisos de Conade no se licitan, son asignaciones directas.

–Ah, pues tampoco sé. El equipo está garantizado; si trae defecto se les devuelve y ellos tienen que mandar otro.

–No le han mandado ni lo que pidió y ya pasaron meses. ¿Qué garantía tiene de que cumplirán?

–Ninguna ¿verdad?

Intermediarismo

El pasado 12 de julio, el fideicomiso Fodepar-CIMA autorizó que se liberaran 2 millones 11 mil 872 pesos para que en beneficio de 29 atletas se adquiriera el siguiente equipo: tres sets de competencia de 190 kilos; tres barras de competencia de 15 kilos; 10 sets de entrenamiento de 185 kilos; 10 barras de entrenamiento de 15 kilos, y cinco plataformas.

La empresa elegida para vender este equipo fue Grupo Comercial Kardekk S.A. de C.V. con dirección en Ignacio Allende 306 Poniente, Colonia Apodaca Centro CP 66600, en Apodaca, Nuevo León, con teléfono 8386-0812 y Registro Federal de Contribuyentes GCK-111124-RQ0.

El corresponsal de Proceso en Nuevo León, Luciano Campos, acudió a ese domicilio y no encontró ningún rastro de la empresa. En ese lugar está la tienda de abarrotes Elizondo. La dueña le dijo al reportero que ha ocupado ese local desde hace tres años y que no sabe nada acerca de Grupo Comercial Kardekk.

Esta reportera se comunicó al número telefónico. Al preguntar por Jorge Tienda la persona que contestó la llamada –quien se identificó como José Ignacio– dijo que no se encontraba y que no sabía a qué hora llegaría. Se le dejó un número de teléfono móvil para que devolviera la llamada. Hasta el cierre de esta edición, Tienda no se había comunicado.

Vía correo electrónico, la reportera solicitó a la empresa Werk San una cotización del equipamiento que Tienda le vendió a la Conade. El responsable de la oficina de importaciones y exportaciones, Olgu Yoruk, cotizó los mismos productos en 32 mil 381 dólares (410 mil 267 pesos) más los gastos de envío por barco desde Turquía a México. También ofreció un descuento adicional si el pedido se hacía a más tardar en una semana.

Lo anterior confirma que Tienda vendió a sobreprecio el equipamiento deportivo que aún no entrega.

Además, Yoruk aclaró que Werk San no tiene ningún distribuidor oficial en México, sólo en Estados Unidos. Negó conocer a las empresas BP Sports y Grupo Comercial Kardekk, pero dijo que hace tiempo Jorge Tienda le compró algunos productos.

Esta es una muestra más de que Tienda fue el proveedor más beneficiado con recursos federales de la Conade durante el tiempo que Alejandro Cárdenas fungió como subdirector de Calidad para el Deporte. El compadre del exvelocista fue elegido para realizar a través de las federaciones deportivas un sinnúmero de compras de productos cuya existencia no está comprobada.

También se evidencia que Grupo Comercial Kardekk S.A. de C.V. es una de las empresas pantalla que Tienda utiliza para que en las comprobaciones de los recursos federales no aparezca el nombre de BP Sports, empresa de su propiedad que opera en Monterrey.

En noviembre pasado este semanario publicó que a través de dos empresas pantalla, Tienda vendió a la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo (FMAA) 3 mil 900 botes de suplementos alimenticios y equipo deportivo por un monto superior a los 4 millones de pesos. Hasta hoy, la Conade no ha demostrado que tal número de botes fueron entregados, ni hay evidencia de que exista el equipamiento deportivo. El presidente de la FMAA, Antonio Lozano, comprobó el gasto con dos facturas falsas (Proceso 1882).

A la administración de Jesús Mena como director de Conade le corresponde investigar esas compras que denotan un esquema de corrupción y tráfico de influencias mediante el cual Cárdenas utilizó a las federaciones de distintos deportes para justificar el ejercicio de recursos federales depositados a su compadre Jorge Tienda, con el pretexto de comprar equipo deportivo, insumos médicos y suplementos alimenticios.

Desde todos sus cargos públicos –primero en Veracruz con el cobijo del gobernador Fidel Herrera–, Cárdenas ha procurado que su amigo y compadre Jorge Tienda obtenga contratos por asignación directa, lo mismo para la construcción de pistas de atletismo que para la compra de equipamiento deportivo.

Exponentes de la corrupción y la impunidad, Cárdenas y Tienda siempre han quedado mal en la entrega de los equipos deportivos o en la calidad de las instalaciones deportivas en cuya construcción participaron. Ejemplo de ello es la pista de Cosamaloapan en la que se dilapidaron más de 10 millones de pesos y quedó inconclusa, o la de la Universidad de Colima que estuvo mal construida.

Desde su puesto en la Conade, Cárdenas utilizó el dinero del fideicomiso Fodepar-CIMA para pagar salarios a sus empleados personales como es el caso de Lenin Sandoval Martínez, quien cobra 15 mil pesos y no atiende a ningún atleta. Sandoval vive en Veracruz y se desempeña como fisiatra en la clínica de rehabilitación La Meta (ubicada en Plaza Veleros, una de las zonas de mayor plusvalía en Boca del Río), propiedad del exvelocista.

También utilizó recursos del erario para pagar el salario de Pedro Marroquín, chofer de su esposa, la exatleta Romary Rifka. Se le pagaban 12 mil pesos mensuales a través de la Federación Mexicana de Judo.


View the original article here

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada